El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Miércoles, 23 de agosto de 2017
SUPLEMENTOS • SER MUJER HOY
viernes, 11 de agosto de 2017
Mente sana… el resultado de una guatita llena con los alimentos correctos
Nuestro cerebro necesita energía para funcionar, pero no es llegar y comer carbohidratos así sin más, porque la clave es darle energía de la buena. Consumir nutrientes de buena calidad nos van a permitir mantener la concentración, pensar con claridad, lograr conservar estados de calma y una sensación general de bienestar.
¿Sabías que gran parte de la serotonina (la hormona de la felicidad) se produce en los intestinos? El 80% de esta hormona se sintetiza a nivel intestinal, un 10% en las plaquetas y el otro 10% restante en el cerebro. Por eso es tan importante saber qué comer. Los principales nutrientes que apoyan la actividad cerebral son los probióticos, ácidos grasos esenciales, Vitaminas del complejo B, Triptófano y antioxidantes.

“Los probióticos son los que mantienen la salud intestinal, promueven su higiene y su buen funcionamiento. Se encuentran en alimentos fermentados como el chucrut, el kéfir de leche (que deben evitar quienes tengan intolerancia a la lactosa), de agua o el té kombucha”, detalla la naturópata y cosmetóloga Denisse Ortiz (naturopatadenisseortiz@gmail.com).

Los ácidos grasos esenciales conforman la primera capa de las células del cuerpo y también constituyen la vaina de mielina (que transmite los impulsos eléctricos entre las neuronas). Como el organismo no los puede sintetizar a partir de otros nutrientes, se deben incorporar a través de la alimentación. ¿Dónde los pillas? En los frutos secos (nueces, castañas de cajú, almendras, avellanas), y en los pescados ‘grasos’ como salmón, trucha, atún, sardina que son ricos en omega 3.

El triptófano es un aminoácido esencial y al igual que la serotonina, induce a estados de felicidad. ¿Dónde está? ¡En el cacao! Peeero, en sus versiones más puras. Denise recomienda consumir chocolates orgánicos de 75% de cacao para encontrar beneficios más nutritivos. El cochayuyo y en general todas las algas son ricas en triptófanos. También las legumbres son ricas en este elemento (la especialista sugiere consumir de 2 a 3 porciones por semana, puede ser en puré, sopas, hamburguesas vegetales, ensaladas, etc.).

Las vitaminas también son importantes aquí. La D apoya el metabolismo del cuerpo y, como es soluble en aceite, necesitas consumir grasas para poder absorberla. Naturalmente se encuentra en los aceites de pescados, quesos y yemas de huevo. Las del grupo B contribuyen al funcionamiento del sistema nervioso central. Plátanos, frutos secos, levadura de cerveza son algunos alimentos que te pueden servir a ingerirla.

Por último, no hay que olvidar a los antioxidantes para retrasar la degradación celular y evitar los estados oxidativos. “En Chile tenemos un antioxidante de primera línea que es el maqui, y hasta el momento es el más poderoso que se conoce. En general todos los berries y frutos ácidos son antioxidantes, pero los frutos rojos es mejor consumirlos crudos, ya que deshidratados retienen mucha azúcar. Las infusiones con hojas de naranjo o cáscara de naranja o mandarina también contribuyen a ingerir antioxidantes, y además son muy buenas porque mantienen el sistema nervioso relajado. Lo importante es que todo en su conjunto apoya a la salud cerebral y por eso se debe mantener una dieta balanceada que incorpore todos estos nutrientes”, explica la naturópata.