El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Viernes, 24 de noviembre de 2017
REGIONALES • ACTUALIDAD
domingo, 12 de noviembre de 2017
Aceite en el frasco
Dice José Antonio Pagola: “Llenas de alegría, un grupo de jóvenes «salen a esperar al esposo». No todas van bien preparadas. Unas llevan consigo aceite para encender sus antorchas; a las otras ni se les ha ocurrido pensar en ello. Creen que basta con llevar antorchas en sus manos.
Como el esposo tarda en llegar, «a todas les entra el sueño y se duermen». Los problemas comienzan cuando se anuncia la llegada del esposo. Las jóvenes previsoras encienden sus antorchas y entran con él en el banquete. Las inconscientes se ven obligadas a salir a comprarlo. Para cuando vuelven «la puerta está cerrada». Es demasiado tarde.

Es un error andar buscando un significado secreto al «aceite»: ¿será una alegoría para hablar del fervor espiritual, de la vida interior, de las buenas obras, del amor...? La parábola es sencillamente una llamada a vivir la adhesión a las Palabras de Jesús de manera responsable y lúcida ahora mismo, antes de que sea tarde. Cada uno sabrá qué es lo que ha de cuidar”.

Y dice bellamente la liturgia pos conciliar: “Éste es el tiempo en que llegas,/Esposo, tan de repente,/ que invitas a los que velan/ y olvidas a los que duermen.
Salen cantando a tu encuentro/doncellas con ramos verdes/y lámparas que guardaron
copioso y claro el aceite.
¡Cómo golpean las necias /las puertas de tu banquete!/ ¡Y cómo lloran a oscuras los ojos que no han de verte!
Mira que estamos alerta,/ Esposo, por si vinieres, /y está el corazón velando
mientras los ojos se duermen.
Danos un puesto a tu mesa, /Amor que a la noche vienes,/antes que la noche acabe
y que la puerta se cierre. Amén.
En los tiempos que nos tocan vivir la vigilancia se dirige a la satisfacción urgente de los deseos inmediatos; nos cuesta tener “aceite en el frasco” para los proyectos de larga distancia, de largo plazo.
Dice el papa Bergoglio: “El tiempo es superior al espacio Este principio permite trabajar a largo plazo, sin obsesionarse por resultados inmediatos. Ayuda a soportar con paciencia situaciones difíciles y adversas, o los cambios de planes que impone el dinamismo de la realidad. Es una invitación a asumir la tensión entre plenitud y límite, otorgando prioridad al tiempo”.
Tener aceite en el frasco significa conocer la alegría de la paciencia: “Bienaventurados los pacientes”.
A veces la noche es larga y son largas las esperas y la tentación del cansancio asecha.
Pero estamos en el tiempo que es la oportunidad de la fidelidad…después ya es demasiado tarde y la puerta se cierra.

Este domingo es una oportunidad de considerar si tenemos o no el aceite de la diaria vigilancia; si nuestra existencia se está volviendo o no inauténtica dependiendo sólo de “resultados inmediatos”