El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Jueves, 14 de diciembre de 2017
SUPLEMENTOS • PAISAJISMO
sábado, 02 de diciembre de 2017
En aquel paisaje donde vivo
Hoy quiero comentarles cómo crear un jardín que atraiga aves silvestres.
Para que un jardín tenga vida animal, y en particular, que esté visitado por aves regularmente, es indispensable que tenga una zona importante de setos, pero sobre todo, que haya una diversidad de especies vegetales, cuanto mayor mejor.
Además de árboles, césped, setos y otros elementos vivos de los jardines, los elementos no vivos que podemos encontrar en cualquier jardín, como estanques o muros rocosos, también contribuyen a aumentar la riqueza en especies animales de tipo aviar, porque proporcionan un mayor número de micro hábitats diferentes adecuados para cada especie de ave en particular.
Cuanto más alejada se encuentre el parque o jardín del núcleo urbano mayor diversidad en especies animales también habrá.
Por otra parte, el clima puede ser un factor que promueva a estor animales a quedarse en un jardín urbano. En las ciudades las temperatura media siempre es algo superior y en algunos casos la diferencia entre dentro y fuera de la ciudad puede ser muy grande, de varios grados en las grandes urbes.
Los motivos para explicar este fenómeno se encuentra en que , por un lado, en estos ecosistemas artificiales el viento es más débil, dificultado por los cloques de edificios y casas, con lo que no existe una gran disipación del calor interno de la ciudad.
Este hecho es aprovechado a su favor por algunas especies animales, hasta el punto que si no fuese por las ciudades difícilmente se encontrarían por todo el mundo, como ser el caso de la cotorra argentina en la península ibérica, donde por el momento, solo habitan en las zonas ajardinadas de las grandes ciudades, como Barcelona, Valencia o Madrid.
Las aves que viven en nuestros jardines son, principalmente aquellas que originalmente habitaban los bosques o montes, como ser, zorzal, palomas, jilgueros, cardenales, calandrias, horneros, mirlos.
Las aves utilizan del jardín los setos y arbustos para anidar, para alimentarse o para posarse a cantar. Sin embargo, las necesidades de cada animal varían según la época del año; no es lo mismo para ellos la estación hibernal que la época de cría.
Los parques y jardines atraen muchas aves, no sólo por la abundancia de comida fácil, también por la falta de depredadores que se encuentran en estos hábitats.
Las especies que son más abundantes en los parques son aquellas que se muestran más adaptables a este tipo de hábitats, y en particular, al tipo de alimento que predomina: frutos, semillas, restos de comida de los humanos, migajas de pan, o comida que proporciona el hombre intencionadamente y en algunos pequeños invertebrados, como pulgones u hormigas.
Los mirlos son aves de parques por excelencia al igual que los gorriones.
Algunas cositas que podemos crear en nuestros jardines para atraer a las aves son los bebederos. Estos son artefactos que poseen la cualidad de contener agua disponible en todo momento, un secreto es que no sean profundos, de esta forma el ave puede tanto tomar agua como bañarse.
Otra cosa que podemos hacer es proporcionarles alimento, por ejemplo a través de comederos. Estos tienen que proporcionar semillas en todo momento, lo ideal es que posean un diseño que permita que las semillas no se mojen los días de lluvia. Esto proporcionará comida en cualquier momento.
No pueden faltar los nidos o casitas de pájaros. Las hay de muchas formas, madera, plástico, muy elaboradas y no tan elaboradas. La idea es que estas casas, proporcionen refugio a las aves, por lo tanto tienen que poseer una abertura pequeña de entrada y alejada de la misma la capacidad para que estas puedan anidar. Algunas personas buscan casitas que puedan abrir los techos para poder ver los pichones como crecen, en lo particular no estoy de acuerdo con esas, porque andaríamos invadiendo o rompiendo la confianza que el ave crea con nosotros.
Otro artículo puede ser los proporcionadores de hilos para que puedan hacer los nidos, consta de un rulero lleno de hebras de lana o sogas. Las aves se cuelgan del rulero, lo picotean y sacan los hilitos. Es muy lindo ver cuando se llevan en el pico la lana para armar sus nidos.
Más adelante seguiremos hablando de los pájaros y nuestros jardines.
Nos vemos y Felices Fiestas para todos!


Diego Berardi
Especialista en Planificación del Paisaje
Vivero Don Bosco