El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Domingo, 19 de agosto de 2018
SUPLEMENTOS • ESPECTÁCULOS
miércoles, 13 de junio de 2018
Luciana Salazar, Martín Redrado y la crisis que no acaba
Ante rumores de infidelidad del economista con una cocinera ajena al medio, Luciana comenzó a hacer catarsis en las redes sociales con misteriosos y enigmáticos mensajes. ¿Será que apareció una nueva Granata? ¿O todo pasará al final y volverán a reconciliarse?
Anuncian la ruptura formal y resulta que luego no es tan así. Siempre la misma historia para Luciana Salazar. Cansada que su ex pareja, Martín Redrado, siga jugando a dos puntas, ayer en un tuit enigmático, una costumbre de la modelo, dejó mal parado al economista: “Me sacan de esto a mí por favor. ¡Es un papelón!”, exigió la flamante mamá de Matilda.

Todo indica que Redrado estaría de nuevo en pareja y no quiere blanquear, porque nunca terminó cortar del todo con la infartante rubia. Para la ¿ex pareja?, claramente, las palabras se lleva el viento porque ambos dicen una cosa en público y luego arreglan encuentros clandestinos en privado.

Esta actitud de Redrado le recuerda a Salazar la esporádica relación que Redrado mantuvo con Amalia Granata en uno de los tantos paréntesis que tuvo con ella. Aquí el problema fue que la misma Granata se encargó de blanquear, con escándalo mediante, aquel romance fugaz en 2014.

Pero ahora la tercera en discordia sería otra mujer que al parecer nada tiene que ver con el mundo de la farándula vernácula. Se trataría de Jessica Lekerman. Luciana, por su parte, se hizo eco de un tuit de Juan Vázquez en el que habla del nuevo amor de Redrado en las redes sociales.


¿Quién es Jessica Lekerman tildada en la intimidad como “la nueva Granata”? En una búsqueda por las redes sociales, la joven se presenta como una cocinera de bajo perfil. Todavía ella no salió al cruce del enojo de Luciana Salazar el domingo a la noche, cuando atacada por el juego del economista se descargó en las redes sociales.


Días antes, Luciana Salazar escribió otro de sus enigmáticos y misteriosos tuits que claramente apuntan a Redrado sin mencionar su nombre: “¡Qué triste, pensé que era genuino que la quería”, señaló en referencia al presunto amor de Redrado por su hija Matilda, hoy su tesoro mayor.

La estrategia o la descarga de la modelo siempre es en las redes sociales y casi nunca se hace eco en sus declaraciones sobre el tema. En todo caso, las pocas veces que habla de Redrado, lo hace como un tema del pasado. Pero, claramente, a los dos les cuesta poner punto final y cuando la situación no es clara se producen fuertes cortocircuitos que, en verdad, terminan por estallar en Luciana Salazar.

¿Cuál es la verdad? ¿Por qué Redrado, en función de lo que se puede interpretar de lo que escribe Luciana, juega a dos puntas? ¿Será ésta una de las parejas que no se animan a poner punto final?