El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Martes, 20 de noviembre de 2018
SUPLEMENTOS • CAMPO Y CHACRA
miércoles, 11 de julio de 2018
"Los tambos se encuentran al borde del precipicio"
A través de un comunicado la entidad alerta por la recesión del mercado interno, sumada a la volatilidad cambiaria que aumentó los costos de los insumos.
Confederaciones Rurales Argentinas expresó que "los tambos se encuentran al borde del precipicio", tanto por el contexto climático que atravesó el país los últimos años (inundaciones seguidas por la peor sequía en 70 años), como por el desfase entre el precio que se le paga al productor y el precio del producto en góndola.

En primer lugar, las situaciones climáticas minaron el crecimiento potencial de la producción láctea, al incrementar los requerimientos en el uso de insumos principalmente alimenticios, así como la necesidad de recuperar pasturas y reconstituir rodeos debido a la alta tasa de descarte por problemas sanitarios.

De acuerdo al departamento económico de CRA, las recurrentes crisis económico-financieras del sector industrial, sumadas al desacople entre el producto final y los costos de producción del mismo, y a la alta exposición financiera con la industria, llevan al sector a pérdida.

La dinámica de los costos internos, que siguen una curva inflacionaria en ascenso, no sólo condiciona la capacidad de reinversión y con ello la sustentabilidad del sistema, sino el mantenimiento de un tipo de esquema de producción basado en la productividad como la principal arma para tratar de equilibrar el costo medio de producción, al precio pagado por la industria.

En el plano macroeconómico, el incremento en el tipo de cambio debería, a mediano plazo, mejorar las condiciones de exportación de los productos lácteos, con la consecuencia de un aumento en el precio pagado al productor. Sin embargo, en el corto plazo, la volatilidad cambiaria aumentó los costos de producción casi en un 80%, al afectar los precios de los commodities, principal insumo del sector.

Por otro lado, la brecha entre el precio de venta y el costo de producción genera que el precio de hoy solo cubra el 73% del costo de producción, provocando una descapitalización del orden del 27%. Dicha brecha empuja al productor hacia planteos productivos defensivos, disminuyendo la intensidad de insumos, retrasando actividades fundamentales dentro del planteo técnico que hieren la sustentabilidad del sistema a mediano y largo plazo.

Con estos niveles de distorsiones la productividad se encuentra en jaque y los planteos productivos se retrotraen a los de 40 años atrás, no para aumentar la tan mentada competitividad, sino para cambiar una muerte súbita por una agonía un poco más extendida en el tiempo.

El agotamiento financiero se hace sentir en todo el espectro productivo, pero principalmente en los productores pequeños y medianos. La tasa de desaparición de los mismos sigue aumentando sin tener una aparente solución, bajo este contexto muchos productores pasan a tener una escala de subsistencia o, desgraciadamente, a desaparecer.