El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Martes, 23 de octubre de 2018
DEPORTES
viernes, 12 de octubre de 2018
Argentina-irak: más allá del 4-0
La goleada a Irak es irrelevante. Sirve en todo caso como un estímulo de carácter anímico para esperar el partido del próximo martes frente a Brasil. El escenario de Lionel Scaloni. Una etapa experimental
Cuando asumió, tenía todo en contra Lionel Scaloni. Y lo sabía. ¿Quién lo apoyaba en su rol de técnico interino de la Selección? Nadie. Ni los dirigentes, ni la prensa, ni los jugadores. Por eso no extraña demasiado que Armani y Pavón se hayan borrado de la nueva convocatoria para los partidos ante Irak y Brasil.

Incluso Maradona le pegó sin sutilezas con ese estilo tan descarnado que suele utilizar cuando interpreta que tiene derechos adquiridos para tener otra chance en la Selección. Dijo Diego hace unos días: “Ahora ponen a Scaloni. Es un gran muchacho, pero no puede dirigir ni el tráfico. ¿Cómo le vamos a dar la Selección a Scaloni?. ¿Estamos todos locos? Con toda la gente que pasó por ahí, que le rompieron la dentadura y la cabeza. ¿Vos pones a Scaloni? Y Scaloni dice que está preparado. Pero si nunca te vi hacer un gol para Argentina. Con todo respeto, eh”.

Este escenario adverso enfrenta Scaloni. Y ese escenario desangelado también se proyecta a una Selección que pedía a gritos una gran renovación después del fracaso casi anunciado en Rusia 2018. Más bien que está etapa se encuentra en plena construcción. O experimentación en todos los planos. Sobre todo teniendo en cuenta que Scaloni es un entrenador circunstancial de Argentina. Una especie de pasajero en tránsito que a partir del año que viene espera otro destino dentro o fuera del ámbito de AFA.

¿Entonces para le sirven estos partidos a la Argentina? Para que a la AFA le ingresen dólares, para mantener en actividad a una Selección todavía muy golpeada por el colapso en el Mundial y para poner en la vidriera a varios jugadores que despiertan expectativas.


"Los presidentes de Newells y Central tienen que estar al frente de la batalla por la paz"

¿Quiénes? Ascacibar, por ejemplo. Dybala, más allá de que haya estado en la Selección y no respondió como se esperaba. Pezzella es otra alternativa que merece evaluarse y seguirse con atención. Lautaro Martínez, que sin ser un fenómeno como más de uno en el ambiente del fútbol argentino pretendió convertirlo de la noche a la mañana, es un punta con un valioso poder de resolución ofensiva.

Por supuesto, el anecdótico y olvidable 4-0 a Irak no resiste un análisis minucioso. La debilidad individual y colectiva del adversario asfixia de arranque la chance de realizar un comentario serio. Sin rival a la vista (irak de ninguna manera es una medida que inspire un apreciable respeto futbolístico), cualquier consideración muy negativa o muy positiva podría quedar pedaleando en el aire.

Distinta será la historia el próximo martes cuando Argentina se cruce contra Brasil. El carácter amistoso del compromiso en Arabia Saudita no le va a quitar peso específico al partido. Allí, ante Brasil, esta Selección que se reforzará con Tagliafico, Saravia, Otamendi, Angel Correa y Lo Celso, entre otros, tendrá que salir a la cancha con la responsabilidad de estar a la altura de las circunstancias. Estar a la altura es, de mínima, no hacer papelones.

No es menor el desafío en tiempos de cambios permanentes. Y de preparaciones teóricas y prácticas que se van haciendo sobre la marcha. Los riesgos son grandes. Argentina, salvo algunas excepciones, tiene un equipo nuevo, un plantel nuevo. Un técnico como Scaloni que recién empieza a hacer su camino. Y un adversario de la talla de Brasil para tomarle la temperatura.

Irak no fue más que un partenaire. Como lo fue Guatemala hace un mes cuando cayó con Argentina 3-0. ¿Qué será este Brasil conducido por Tité? ¿Qué será Argentina? Anticiparse es jugar a la quiniela. Lo mejor es esperar. Y ahí sí hablar con el diario del martes 16 de octubre.