El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Miércoles, 19 de diciembre de 2018
SUPLEMENTOS • GUALEGUAY COMERCIAL
jueves, 06 de diciembre de 2018
El Central bajó la tasa al 59%, pero avisó que seguirá sobrecumpliendo la meta monetaria
Eliminó el piso del 60%. En diciembre permitirá una expansión de la cantidad de dinero menor a la prevista.
El Banco Central eliminó el piso de 60% para la tasa de interés de política monetaria que rigió desde agosto. A partir de ahora, la tasa reflejará la relación entre oferta y demanda de pesos, entre lo que pidan los bancos por colocar sus pesos en Letras de liquidez y lo que esté dispuesto a pagar el BCRA para cumplir con sus objetivos monetarios.

En la primera licitación posterior a la eliminación del piso, la tasa bajó a 59,102%, que fue lo que pagó -promedio- ayer el BCRA para colocar Leliqs por $ 177.040 millones y esterilizar $ 35.000 millones, ya que los vencimientos eran por $ 140.000 millones.

De todas maneras, el Central comunicó otras decisiones que refuerzan un mensaje: aún sin el piso del 60%, lo que dominará la toma de decisiones del organismo que conduce Guido Sandleris será la cautela.Es decir, no se verá desde ahora un relajamiento monetario, ni mucho menos.

En ese sentido avisó que tal como ocurrió en octubre y noviembre, la meta ya no apunta a cumplir los objetivos de expansión de la base monetaria, sino a “sobre cumplirlos”.

Lo explicaron así fuentes del Central lo explicaron así: “El exceso de cumplimento de meta de base monetaria seguirá en diciembre. Este mes podríamos aumentar un 6,3% la base en relación a la meta original y en casi un 8% en relación al cierre de noviembre” -un margen que se amplió precisamente por los sobrecumplimientos del bimestre anterior- ”pero decidimos avisarle al mercado que no vamos a usar ese mayor margen de expansión, porque en diciembre también buscaremos sobrecumplir nuestra meta". En números, esto quiere decir que la expansión monetaria de diciembre será menor en 16.000 millones de pesos a la permitida.


Las fuentes del Central consideraron que “era oportuno eliminar el piso de la tasa pero también garantizar que sigue la extrema prudencia para que esa eliminación no genere cambios bruscos.

El mercado pareció captar rápidamente el mensaje. El dólar, que se perfilaba para otra suba más o menos importante en el mercado mayorista y había tocado un pico de $ 38,14, empezó a retroceder tras difundirse el comunicado del Central, y cerró en $ 37,50.

Otra señal que fue tomada en cuenta por el mercado es la decisión que tomó el Central respecto a las intervenciones cambiarias. Si el tipo de cambio está en el piso de la zona de no intervención, usará no más de 50 millones de dólares por día para “sostener el tipo de cambio”. Los pesos que inyecte no serán esterilizados. Además, el acumulado del mes de pesos inyectados al sistema no podrá exceder el 2% de la meta del mes. “No vamos a defender un tipo de cambio, solo vamos a atenuar la volatilidad” explican en el BCRA.

La otra novedad que se conoció ayer es que entre enero y marzo de 2019 los valores de referencia de la banda cambiaria se ajustarán a un ritmo del 2% mensual, en lugar del 3% mensual utilizado entre octubre y hasta fin de 2018.

El ajuste del 2% mensual va en línea con una menor inflación esperada. Si bien el REM conocido el martes dice que la inflación para enero, febrero y marzo será de 2,5%, 2,3% y 2,3% respectivamente, el Central aplicará un ajuste menor. “Como Banco Central estamos más obligados a ser más exigentes que el mercado con las expectativas de inflación, por eso el ajuste de la banda será menor a la expectativa del mercado” dicen en el Central.

En el BCRA están cómodos con la amplitud de la zona de no intervención. Para hoy jueves el piso está en $ 36,243 y el techo en $ 46,903. Para el primer día hábil de 2019 esos valores estarán en $37,153 y $ 48,080.

La explicación por la conformidad con esa verdadera “banda ancha” es que las variables financieras argentinas son muy sensibles a los shocks externos. Entonces hay que darles margen a dichas variables -el dólar, sobre todo- para que se mueva dentro de un margen amplio. Pero ahora que la tasa de interés de política monetaria es libre, en el Central apuestan a que sea la tasa de interés la que absorba la volatilidad que hasta ahora vino mostrando el tipo de cambio. Todo, como se dijo, en un marco de “extrema prudencia”