El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Martes, 18 de junio de 2019
NOTAS LOCALES
jueves, 10 de enero de 2019
Barrio Hipódromo: desarmaban una moto en plena vía pública
De acuerdo al informe policial enviado a esta Redacción, la Policía Departamental informó acerca de los recientes hechos delictivos en la ciudad. En ese sentido, se hizo hincapié en la recuperación de tres bicicletas que habían sido robadas. Del mismo modo, se recuperaron partes de una motocicleta que estaba siendo desguazada en la vía pública y, el robo de elementos en una vivienda de calle 9 de Julio, según se informó.
Desarmaban una moto en Barrio Hipódromo
En horas del mediodía del lunes, personal de Comisaria Primera que se hallaba de recorrida, fue comisionado por el operador del 911, a la zona del Barrio Hipódromo, ya que en un terreno sobre calle Fortunato Solanas unos masculinos se hallarían desarmando una motocicleta.
Rápidamente se hicieron presentes en el lugar, pero seguramente alertados por la presencia policial, los delincuentes ya no se hallaban en el lugar. Al rastrillar un terreno con abundante vegetación, lograron dar con una motocicleta ya desarmada, a la cual le faltaban varias de sus partes, constatando mediante los números de su cuadro y motor que sobre la misma pesaba un pedido de secuestro por denuncia de robo el pasado 29 de diciembre, a un joven vecino de nuestra ciudad.
En el lugar trabajo personal de criminalística y conforme lo ordenado por el Agente Fiscal en turno se procedió al secuestro de las motopartes para ser entregadas a su propietario.

Dos bicicletas fueron recuperadas
Días pasados un vecino de esta ciudad, fue sorprendido con la sustracción de su bicicleta, la cual se hallaba en la parte delantera de su domicilio, en el barrio Cangurito. Al cabo de unos días del robo, se hizo presente en su vivienda un masculino de 30 años de edad, muy “conocido” de su barrio, quien descaradamente le manifestó que si le daba $ 400 le devolvía su bicicleta ya que él se la había llevado, como el legítimo propietario se negó a prestarse a ese juego sucio, este malhechor se retiró, seguramente no a trabajar.

Pasaron varios días y, al ver que su bicicleta no aparecía, el septuagenario decidió hacer la denuncia en Comisaría Segunda, quienes tras haber tomado conocimiento de lo ocurrido rápidamente y con la autorización del Juzgado de Garantías, se hicieron presentes en el domicilio del sospechoso - continuación Rosario del Tala- donde se procedió al secuestro de la bicicleta buscada, así como a la detención del masculino, el cual al cabo de algunas horas recuperó su libertad.

El mismo día que este delincuente era puesto en libertad, en la Sección Asuntos Judiciales, otra vecina de nuestra ciudad, denunciaba la sustracción de su bicicleta, esta vez el hecho habría sido al momento en que ella regresaba a su domicilio, en horas de la noche, dejó estacionado el rodado en la puerta mientras ingresa a dejar unas pertenencias y al cabo de unos minutos al salir la misma ya no estaba, rápidamente da aviso a la sala de 911, quienes pusieron en funcionamiento un operativo cerrojo en la zona, emitiendo el alerta radial, y fue el personal de la División Investigaciones quienes observan por calle Urquiza a la altura del 500 a un masculino “muy conocido” en el mundo del hampa, casualmente en una bicicleta todo terreno cuyas características coincidían con la recientemente sustraída, efectivamente al detener el paso de este masculino y tratar de establecer la procedencia de la misma, este se muestra muy nervioso intentando escapar de los auxiliares de la justicia y termina reconociendo que ese rodado no era de su propiedad, no pudiendo explicar su procedencia. Por ello y con el conocimiento del Agente Fiscal en turno, fue trasladado a esta dependencia, donde se procedió al secuestro del rodado para ser reintegrado a su dueña, quedando este delincuente alojado a disposición de la Justicia.

Se robaron hasta la guitarra; fueron detenidos
Al atardecer del martes, en la sala del 911 se recibió un llamado telefónico donde se alertaba que varios jóvenes -previo violentar una abertura- se encontraban sustrayendo elementos de una vivienda ubicada en calle 9 de Julio al final y ya habían hecho varios viajes hacia el Barrio Islas Malvinas. Rápidamente se comisionó hacia el lugar el personal de Comisaria Primera, de la División Investigaciones y del Grupo Especial, quienes estratégicamente comenzaron a cercar el paso de los delincuentes, ya conociendo sus movimientos.

Efectivamente al ir circulando por I. Quintana y Continuación de Coronel Hereñú, observaron los jóvenes indicados telefónicamente, siendo reconocidos de inmediato por el personal policial, pudiendo verse que uno de ellos llevaba en su espalda una guitarra entre otros elementos, los cuales al percatarse de la presencia policial arrojaron los elementos y comienzan la huida hacia el interior del barrio, logrando uno de ellos perderse entre las calles del Barrio Plan Evita, mientras el otro fue aprehendido por los uniformados, tratándose de un menor de 16 años, el cual registra varios ingresos a esta Departamental, por distintos delitos de robo.

Mientras todo ello sucedía simultáneamente la víctima de estos delincuentes hacía la denuncia en sede policial poniendo en conocimiento al personal policial de todos los elementos sustraídos. En la recorrida por la zona, Policía ingresó a un domicilio abandonado donde se hallaban ocultos varios de los elementos sustraídos, procediendo de inmediato al secuestro de los mismos bajo el conocimiento del Agente Fiscal en turno.

Es de destacar que este “grupo de amigos de lo ajeno” registran gran cantidad de ingresos por delitos contra la propiedad, y hasta contra las personas y en reiteradas oportunidades se han diligenciado allanamientos en varios de sus domicilios a raíz de las denuncias de sus propios vecinos a los cuales amedrentan con su mal vivir, incluso el personal policial es denunciado a diario –sin mencionar- de los ataques y daños que producen tanto en los uniformados como en los móviles del Estado, y en los vecinos que se mantienen al margen de sus inconductas.