El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Miércoles, 24 de abril de 2019
SUPLEMENTOS • GUALEYOS
sábado, 19 de enero de 2019
Cristina Plazaola: Suecia e Italia unidas por la familia
Cristina Plazaola, madre de Leo Tonetti, uno de nuestros entrañables amigos, viajó a Europa junto con su hermana Elisa para conocer en Upsala, Suecia, a su nieto recién nacido, y también visitar Italia, ya que otro hijo, Nico, vive en Milán. Por supuesto que este recorrido incluyó la bella Roma.
En esta edición compartimos el relato y apreciaciones amenas de Cristina quien en todo momento se muestra agradecida por la oportunidad de viajar y, por sobre todo, estar cerca de sus hijos y familia.
“Con mi hermana Elisa subimos al avión; la bella Europa nos esperaba. El motivo más importante era conocer a mi nieto, visitar a mis hijos y pasear; un sueño que se hacía realidad. Visitar lugares increíbles con parte de mi familia. Entre esos lugares estuvimos en Roma para admirar toda su historia, belleza, obras de arte maravillosas, entre ellas el Coliseo, la Fontana de Trevi; en el Vaticano, la Catedral de San Pedro. Tenía ganas de volver a París, que había visitado en el viaje anterior con mi esposo, para que conociera mi hermana, pero no me animé por el idioma, porque íbamos solas ya que mis hijos tenían que trabajar. Ellos nos animaban, pero no podían ir con nosotras, así que lo dejé para otra oportunidad, si Dios quiere; me voy a preparar un poquito más.

En Suecia pasamos unos días hermosos; ya estaba entrando el invierno por lo que la llovizna y el frío se hacían presentes, pero no nos impedían salir por lo menos dos horas por día, caminando porque allá se usa el auto solamente los fines de semana y el centro de la ciudad queda muy cerca. En los intervalos de las caminatas entrábamos a confiterías para disfrutar de un chocolate y tortas. Son lugares con mucho movimiento en las calles y en los negocios y bares.

Suecia es un país con gente maravillosa, ordenada, cuidadosa de sus espacios comunes, con una forma de vida diferente a la nuestra, pero abiertos a quienes quieren trabajar y progresar.

Me siento privilegiada y feliz de poder hacer estos viajes; considero que es el premio y la compensación por tener a mis hijos tan lejos. La felicidad más grande es verlos bien donde viven, Leo en Upsala con su familia; Nico en Italia. Ambos se han sabido ganar la confianza, el cariño, la amistad de muchos.”