El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Martes, 12 de noviembre de 2019
SEGUNDA SECCIÓN • PSICOLOGÍA
domingo, 13 de octubre de 2019
Marcelo Fiorotto: Bucaramanga, Colombia, el lugar donde soy feliz
Marcelo Fiorotto es un gualeyo que vive junto a su familia en Bucaramanga, un municipio colombiano, capital del departamento de Santander, declarada según el Banco Mundial, en su estudio de “ciudades competitivas para estudios y crecimientos”, como la ciudad más próspera de América Latina y ejemplo para el mundo. Los pobladores denominan a Bucaramanga como “Un Buen vividero”.
Hoy, Marcelo nos comenta de este hermoso lugar de Colombia, de su familia y su trabajo.

“La ciudad donde vivimos se llama Bucaramanga, ubicada al noreste de Colombia, a unas horas de la frontera con Venezuela. Está en el medio de la cordillera, a una altura de 900 mts. Se me ocurre compararla con Rosario, por su tamaño, por la cantidad de pobladores. Bucaramanga, tiene unos 550 mil habitantes aproximadamente, pero sumando la población de los pueblitos que tiene al lado, como el Gran Bucaramanga. Recibe extranjeros, pero no es lo más turístico de Colombia porque está en el medio de la montaña, lejos de otros centros urbanos. Tiene lugares espectaculares como Cañón del Chicamocha que es hermoso, mucho más grande que el Cañón del Colorado. Por medio de teleféricos se puede cruzar todo el cañón y se llega a un lugar donde hay restaurantes, bares; ¡muy bonito! El cañón del Chicamocha es un accidente geográfico de Colombia ubicado en las riberas del río Chicamocha; alcanza su máxima profundidad en inmediaciones de la ciudad de Bucaramanga. Este paradisíaco lugar es un espectáculo visual imperdible, donde se encuentra el monumento a la santandereanidad, una obra de arte que hace alusión a la Revolución de los Comuneros.
Bucaramanga tiene un clima increíble todo el año, con un promedio de 28 grados. Acá no existen las estaciones, sólo se divide en épocas de lluvias y de sequía. Donde vivimos nosotros, que está entre montañas, de noche refresca y uno puede descansar muy cómodo. En invierno, por las lluvias, la temperatura puede bajar a 22 o 23º, pero no menos. Bucaramanga es una ciudad muy tranquila; Bogotá y Medellín ya son más peligrosas, son muy grandes, de 8 millones de habitantes, demasiado.
Llevo 10 años viviendo acá, estoy feliz, tengo mi esposa que es colombiana, dos hijas hermosas.
En cuanto a mi trabajo, estoy dentro de una sociedad que tenemos varios restaurantes; ya estamos por abrir el número siete; cinco de ellos dentro de Bucaramanga, uno en Cartagena y próximo a abrir en Bogotá. Ofrecemos cocina italiana, española, asiática, un sportsbar y local de hamburguesas. Dentro de la sociedad, yo soy el chef ejecutivo del grupo.
Reitero que estoy feliz por acá; miro noticias de Argentina todo el tiempo y me da mucha tristeza todo lo que está pasando Eso me da la razón de haber elegido bien irme hace ya tanto tiempo, pero cuando podemos, cuando el trabajo nos da un respiro, vuelvo a mi país, a mi ciudad, para visitar a la familia y a mis amigos a quienes les envío un fuerte abrazo.