El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Miércoles, 08 de julio de 2020
DEPORTES
martes, 14 de enero de 2020
Gallardo bajó un cambio y mañana arranca de nuevo para poner en marcha el proyecto Superliga
Tras el único amistoso de verano ante Nacional de Montevideo y luego de una corta e intensa pretemporada en San Martín de los Andes, el Millonario descansa y regresa al trabajo mañana con un Muñeco que deberá rearma el equipo para jugar ante el Rojo.
River puede ser puntero de la Superliga el domingo si le gana al Rojo en el partido pendiente y Marcelo Gallardo sabe que a partir de mañana arranca el trabajo para armar un equipo que lejos está de asomar como confirmado.


El reemplazante de Exequiel Palacios vendido, quienes jugarán por los suspendidos Lucas Martínez Quarta y Nicolás De la Cruz y quienes van a ser los delanteros son algunas de las incógnitas que tiene que destrabar. Luego del amistoso ante Nacional algunos datos positivos y otros negativos forman parte de esa evaluación.

Las variantes son muchas y habrá trabajos para ver cuál es la mejor ya que en el juego ante los uruguayos hizo varias pruebas. Paulo Díaz jugó con Javier Pinola un tiempo y no estuvo bien, luego mejoró con la entrada de Rojas en la defensa e incluso Fabrizio Angileri jugó por la banda izquierda cuando Milton Casco pasó al medio.

Luego en la delantera jugaron 45 minutos las dos parejas, primero Rafael Santos Borré e Ignacio Scocco y luego Suárez con Lucas Pratto. De los 4 el mejor fue Matías Suárez y hay que ver quien lo acompaña, pero si se respeta lo del año pasado la dupla seria con Borré.

De todos modos la competencia allí es muy alta. En el medio tienen un lugar seguro Enzo Pérez y Nacho Fernández y luego la lista tiene muchos postulantes; Cristian Ferreira, Juan Fernando Quintero, Milton Casco y Leonardo Ponzio fueron lo que estuvieron como parte del ensayo. Se vienen días de definiciones, igual que con la Superliga en la que luego de jugar con el Rojo tendrá 7 finales para conseguir el título que le falta a la vitrina de Gallardo.