El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Sábado, 04 de abril de 2020
SUPLEMENTOS • SER MUJER HOY
miércoles, 25 de marzo de 2020
Cinco cosas que hacer para calmar la ansiedad por el encierro
Todos estamos inquietos y podemos experimentar momento puntuales de estrés y ansiedad. Pero estar encerrada en casa por culpa de la cuarentena del coronavirus puede ser la oportunidad de oro que necesitabas para aprender a gestionar esos picos de ansiedad. Te mostramos cinco maneras de conseguirlo.
El encierro por culpa del coronavirus nos puede poner a todos de los nervios y estresarnos por encima de nuestras posibilidades (aunque siempre va a haber gente que lo pase peor que otra), pero tenemos que hacer frente a los picos de ansiedad y estrés puntuales y para conseguirlo tenemos que poner en marcha todo tipo de técnicas. A continuación te proponemos un montón de ellas para que las pongas a funcionar desde hoy mismo y que la ansiedad no forme parte de tus problemas durante esta cuarentena.

1. Practica 60 minutos de meditación consciente al día
Un equipo de investigadores de la Universidad Tecnológica de Míchigan buscaban la mejor terapia contra la ansiedad en adultos con ansiedad leve y moderada... y la encontraron: la meditación consciente. Practicar 60 minutos de esta técnica (divididos en 20 minutos de meditación introductoria, 30 de exploración corporal y 10 de meditación autoguiada) no solo consiguió reducir los niveles de ansiedad de los participantes en el estudio sino que hizo que, de rebote, descendieran algunos de sus paramétros de riesgo cardiovascular.

2. Ponte a hacer algo que requiera toda tu atención
La ansiedad está muy relacionada con la atención, concretamente en que centramos toda nuestra atención en los problemas, o peor aún, en situaciones que creemos que pasarán. Pero nos equivocamos. Un estudio de la Universidad Estatal de Pensilvania comprobó que un 91 % de las preocupaciones que tenemos de media no llegan a ocurrir jamás. Cuando notes que la cabeza se te va hacia el futuro has un esfuerzo por redirigir tu atención al presente. Usar tus manos te puede ayudar: la manualidades, aprender a hacer ganchillo, tejer o a coser pueden ser buenas opciones en este encierro. Y si no te ves aprendiendo nuevas habilidades, cultiva las que ya tienes: escribe un diario: expresar lo que preocupa por escrito lo hace más manejable.

3. Cultiva la esperanza
Si notas que te afecta, pon en cuarentena tus alertas de google, tu acceso a las noticias y tu exposición a los bulos en redes sociales. El estar siempre pendiente de los titulares puede hacer que decaiga el ánimo del más optimista. Imponte una una sola conexión al día con la información y el resto del tiempo esfuérzate en valorar las noticias optimistas y en mantener viva la esperanza. La esperanza representa nuestra capacidad de identificar estrategias para lograr un objetivo y reservar la energía necesaria para seguir esos caminos de manera efectiva. Se ha demostrado que la esperanza es una fuente sólida de resistencia a la ansiedad y el estrés.

De hecho, un estudio de la Universidad de Houston demostró que trabajar el sentido de esperanza es de gran ayuda en casos de ansiedad porque favorece que la persona cambie su forma de pensar, sentir y percibir la realidad. Recuerda, la esperanza es lo contrario al miedo.

4. Ponte una meta cada día
Cada mañana, ponte un objetivo. Una meta matutina que tienes un día para completar. tan solo 24 horas de plazo. Cuaqluier cosa puede servir: planificar una tarde juegos en familia, ordenar tu armario, probarte la ropa de la temporada pasada, decidir leer cuatro capítulos de un nuevo libro, escribir una nueva entrada en tu bullet journal... Los pequeños objetivos nos ayudan a tener una estructura en nuestro día a día y comprobar, de primera mano, que aún hay muchas cosas sobre las que sí tenemos el control lo que reduce nuestro nivel de ansiedad. Y recuerda, tus objetivos a largo plazo van a seguir estando ahí fuera para ti cuando todo esto acabe.

5. Busca ayuda en lo natural
Las plantas más comunes poseen sustancias que pueden convertirlas en nuestras mejores aliadas en estos momentos. Algunos de estos remedios, como las archifamosas infusiones de tila, las conocemos todos. Otros vienen en formatos que puedes encontrar en tu farmacia, como el aceite esencial de lavanda (ideal si la ansiedad te impide conciliar el sueño por las noches) o las gotas de flores de Bach de Rescue, que contienen la esencia de cinco plantas (Rock Rose, Clematis, Impatiens, Cherry Plum y Star of Bethlehem), se administran en gotas y prometen reequilibrar nuestro estado de ánimo en situaciones difíciles (como la de ahora).