El Diario de Gualeguay
Desde 1901 al servicio de la región
54 3444 412846
Viernes, 10 de julio de 2020
NOTA DE TAPA • NOTA DE TAPA
domingo, 28 de junio de 2020
Juan Portaluppi: “esta experiencia me permitió salir de la inercia del día a día"
Juan Bautista Portaluppi es un joven gualeyo, Licenciado en Administración de Empresas, que corrió con la mala suerte de contraer COVID-19 y pasar a ser el primer caso de Gualeguay y de la provincia de Entre Ríos.
Juan se contagió en Europa, durante un viaje de esparcimiento y turismo que había realizado durante el mes de febrero y principios de marzo. Asimismo, empezó a tener síntomas pocos días después de arribar a Argentina y ahí comenzó la odisea.

Mucho se habló sobre él y su familia. Muchas críticas, agravios e insultos tomaron el protagonismo en esa época. Donde en nuestro país, casi no había casos y cuando el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, aun no se había decretado. Como tampoco los protocolos y el ordenamiento de realizar cuarentena durante 14 días, al arribar al país, luego de haber estado en países con circulación.

Es que a principios de Marzo, ni siquiera en Europa el coronavirus era protagonista, ni tampoco se había declarado la cuarentena, solamente la región de Lombardía en Italia se encontraba en aislamiento. Todo se desencadeno días después y Juan, muy a su pesar, fue protagonista de esta historia que no quisiera repetir.
Ante esto, desde el diario y de forma exclusiva, dialogamos con él, para que nos cuente su experiencia y sentimientos al respecto.

¿Cuándo llegaste de Europa y cuando empezaste a sentir síntomas
Llegue a Argentina el Jueves 5 y tuve fiebre el domingo 8 de Marzo.

¿Te comunicaron en el aeropuerto que tenías que hacer cuarentena?
En los tres aeropuertos que estuve, había carteles informando sobre los síntomas del coronavirus, pero en ninguno habían activado ningún protocolo en cuanto a lo que es control de temperatura, distanciamiento social o uso de barbijo.
Al llegar a Argentina solo me hicieron completar un formulario con los datos personales.
Hay que recordar que en Argentina en esa fecha el Gobierno Nacional tenía otra postura sobre el virus. El Ministro de Salud días antes había dicho que no había que preocuparse por el virus, solamente había un caso confirmado en Argentina y no había protocolos activados.
Por otro lado en los países de Europa tampoco había activados protocolos, solamente en la zona de la Lombardía había una cuarentena instalada. Las medidas restrictivas se tomaron el 11/03 cuando la OMS declaro al virus como pandemia a nivel mundial.

¿Cómo te sentiste cuando te comunicaron que eras positivo?
Acá tengo que diferenciarte en este caso, mi estado de salud y mi estado de ánimo.
Porque de salud siempre me sentí muy bien, solo tuve fiebre el domingo 8. Cuando ingrese al hospital el lunes 9 ya no tenía fiebre y no fue necesario medicarme durante el aislamiento.
Con respecto al estado de ánimo, éste si varió bastante desde el ingreso al hospital hasta el día viernes 13 que recién me informo el Ministerio de Salud el resultado positivo.

¿Cómo y dónde fue tu aislamiento?
El aislamiento duró 35 días, los primeros 21 días en el hospital María Ferrer de Capital Federal, entre el 9 y el 30 de marzo. Ahí me controlaban los signos y síntomas cada seis horas. Luego de tener el alta médica me trasladaron a Gualeguay y estuve 15 días aislado solo en mi domicilio. Una vez pasado ese tiempo continúe como todos con la cuarentena nacional.

¿Cómo te sentiste durante el mismo?
Al principio no te voy a negar que estuve asustado, imagínate ser el primer caso de Entre Ríos y uno de los primeros en Argentina, había muy poca información y muy poca certeza sobre la evolución de la enfermedad.
De hecho los médicos iban aprendiendo a medida que pasaban los días, le iban activando protocolos del Ministerio y actualizando información de la OMS.
Con el paso del tiempo y al no aparecer ningún síntoma me fui calmando y me dedique a transmitirles tranquilidad a mis conocidos.

¿Qué sentiste cuando te enteraste de todo lo que se decía en Gualeguay?
Sinceramente era algo que me hubiese gustado que no pase, aunque las cosas se dieron así. Comparto totalmente lo que expreso mi amigo (por Cristhian Sandoval) en la charla con ustedes, respecto al sistema de alarma.
Es totalmente entendible que la sociedad reaccione de la manera que lo hizo ante un hecho nuevo y con tan poca información verídica, para salvaguardar lo más preciado que tiene uno “la familia”
En mi caso, ante estos hechos, lo más importante fue lograr tranquilizar a mi familia y que se expongan lo menos posible a estos dichos.
Entiendo que este caso le sirvió mucho a la comunidad para aprender y respetar el aislamiento social y preventivo que luego decreto el gobierno, lo importante es que no nos olvidemos que esto no ha pasado todavía y si bien hay flexibilización todos seguimos expuestos.

¿Cómo fue enterarte que habías contagiado a un amigo? ¿Lo hablaste con él?
Acá es donde entra la incertidumbre del virus, y porque debemos seguir cuidándonos. Es difícil determinar a quién contagiaste o quien te puede contagiar. Todos estamos expuestos a que sin querer un conocido o un familiar nos pueda contagiar. Y solamente va a depender del sistema inmunológico de cada uno que el virus lo ataque en menor o mayor medida.
En mi caso, no me contagie directamente de nadie, debió haber sido una transmisión comunitaria y si bien tuve contacto estrecho con varios familiares y amigos, solamente Cristhian que arrastraba unos síntomas previos fue el que estuvo expuesto al virus.
Tengo que destacar la seriedad y el trabajo que realizo el hospital San Antonio, y particularmente Fabiana Heinrich con todos los contactos estrechos y que realmente me quede tranquilo cuando finalizó la cuarentena de todos los aislados.

¿Te quedo alguna secuela de la enfermedad?
Es muy rara esta pregunta porque sinceramente no me sentí enfermo en ningún momento, al punto de no tomar ni siquiera un remedio para la fiebre.

¿Hoy pasado el tiempo que experiencia te deja la situación que pasaste? ¿Y que reflexión o aprendizaje podes sacar?
Personalmente esta experiencia me permitió salir de la inercia del día a día y ver las cosas más allá de lo cotidiano, valorar mucho más la salud y los afectos cercanos.
Me encontré ante una situación única e inesperada, con mucha incertidumbre, que pude sobre llevar gracias al apoyo y comprensión de mi familia, amigos y mi equipo de trabajo.
Todos ellos me demostraron que ante la adversidad uno no está solo y puede confiar en que van a estar apoyando en todo momento.