COLUMNAS • MÑOR. J. LOZANO
19/03/2017
Cuando se dan a conocer los datos numéricos de la pobreza tenemos que cuidarnos de no quedarnos en cifras y porcentajes, sino de conocer las historias concretas de las familias, personas, comunidades. Algunas situaciones tienen un largo arrastre de décadas y generaciones de pobreza y exclusión.
12/03/2017
Estamos acostumbrados a escuchar la famosa expresión del filósofo Descartes: “pienso, luego existo”. Francisco, en su Carta Apostólica “Misericordia et misera”, sin pretender polemizar con aquel filósofo, ha escrito: “soy amado, luego existo”; y completa la reflexión evocando su propia experiencia y la de cada uno “he sido perdonado, entonces renazco a una vida nueva; he sido «misericordiado», entonces me convierto en instrumento de misericordia” (Mm 16).
05/03/2017
Quienes tenemos varias décadas de existencia hemos atravesado por ocasiones en las cuales “se nos hace de noche”. Momentos en que pareciera que el sufrimiento se apodera de nuestras jornadas (o años), y nos cuesta tener una mirada positiva de la vida.
12/02/2017
Muchas veces escuchamos críticas dirigidas hacia quienes piensan en la posibilidad de un mundo en paz, o ven “razonable” anhelar la justicia universal. No faltan quienes cuestionan también si vale la pena soñar con una humanidad sin pobres ni excluidos…
05/02/2017
La Iglesia no está por estar, o para ocupar lugares de privilegio en la sociedad. Nuestro sentido de ser está ligado a la misión. Hay enseñanzas de Jesús que son hermosas, pero exigentes a un mismo tiempo. En las misas de estos domingos estamos leyendo el “Sermón de la Montaña”, unas páginas cargadas de belleza del Evangelio de San Mateo. Pero también comprometedoras si las aceptamos en todas sus consecuencias. “Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal pierde su sabor (…) ya no sirve para nada. (…) Ustedes son la luz del mundo (…) No se enciende una lámpara para esconderla…” (Mt 5, 13-16)
29/01/2017
A veces nos pasa que nos levantamos de la cama y lo primero que hacemos es mirar la televisión, escuchar la radio, hojear el diario o abrir la computadora para acercarnos a algunas noticias importantes antes de salir a la calle. Los domingos tenemos un poco más de tiempo y podemos hacerlo con mayor tranquilidad. Pero, por lo general, nos cuesta que esas primeras noticias nos levanten el ánimo, o nos produzcan alegría. Cada año se realiza en la Iglesia de todo el mundo una Jornada dedicada a rezar y reflexionar sobre el papel de las Comunicaciones Sociales. El pasado martes 24 de enero, el Papa dio a conocer su mensaje, y eligió como Lema el título de esta columna: “Comunicar esperanza y confianza en nuestros tiempos”. Y agrega una frase del libro del Profeta Isaías que, de parte de Dios, alienta a su Pueblo: “No temas, que yo estoy contigo” (Is 43,5).
22/01/2017
El pasado viernes 13 de enero Francisco dirigió una carta a los jóvenes de todo el mundo. Apenas poco más de una página. Los motivos, un anuncio y un pedido nada fácil pero que entusiasma.
15/01/2017
En verano hace más calor y eso nos obliga a caminar más despacio. También es un tiempo de receso de la actividad escolar, con todo lo que eso implica para el ritmo de vida familiar. Los chicos no necesitan levantarse tan temprano, no hay que luchar para que no lleguen tarde a la escuela. No hay que arrancar a las corridas todos los días. Y si los hijos son más grandes, están más tiempo disponibles, aunque aprovechen a salir con amigos.
08/01/2017
Hay realidades en nuestra vida a las cuales no le damos mucha importancia hasta que “nos cae la ficha”. Por ejemplo; respiramos, nuestro corazón late y no nos damos cuenta de su importancia. También nos pasa con la familia, los amigos… Ponderamos cabalmente su valor cuando estamos ante el riego de una pérdida.
24/12/2016
Los cristianos celebramos una fiesta muy importante y también sorprendente. Es un misterio muy grande, y difícil de comprender para quienes tienen otras tradiciones religiosas. Dios se hace hombre, asume la condición humana en todo, “Él fue sometido a las mismas pruebas que nosotros, a excepción del pecado”, dirá la Carta a los Hebreos (Hb 4, 15).
1 / 10